sábado, 10 de abril de 2010

La lucha por el “Estatú”

Con tanto follón que hay con el “Estatú” de Cataluña, los ciudadanos de el Estado español no saben que hay otros “estatús” en vías de modificación. Entre ellos está el de Castilla-La Mancha, que puede sufrir un cambio mucho más importante que el catalán, ya que será una variación que afecte a la esencia misma de su existencia.

Castilla-La Mancha se constituye como ente preautonómico en 1978, deprisa y corriendo, y su polémica denominación fue una componenda entre aquellos que querían una Comunidad Castellana cuyos límites irían más allá del Sistema Central y los que pretendían la constitución de una Comunidad Manchega formada por las provincias por donde se extiende esta región, tomando como precedente histórico la antigua provincia de La Mancha, declarada en tiempos de Carlos III. Así que “ni pa’ ti, ni pa’ mi”, Castilla-La Mancha, cuando esta nacionalidad cuenta con cuatro provincias donde La Mancha es sólo una parte más y otra, Guadalajara, donde las únicas manchas que hay son las de los anuncios de detergentes.

Pero, entonces, ¿qué denominación dar a esta autonomía? Sólo una cosa puede darnos una respuesta: la esencia de su nacionalidad. ¿Y cuál es esa esencia? ¿Acaso Don Quijote? ¿Quizá el vino? ¿O será la puñetera oscilación térmica que convierte estas tierras, émulas del Sahara en verano, en una Siberia ibérica en invierno? ¡No, no y mil veces no! Observad estos vídeos y veréis la esencia viva de esta nacionalidad:


José Sánchez Mota (Montiel, Ciudad Real).


José Luis Coll (Cuenca).


Joaquín Reyes (Albacete).

José María “Barrera” (Ciudad Real).


Millán Salcedo (Brazatortas, Ciudad Real).


Ernesto Sevilla (Albacete).

¡Exacto! Es el humor, la gracia, la “irrisión”, la monda... Por eso, es fundamental el cambio de denominación, de ese inane Castilla-La Mancha, a Castilla-La Monda, región de “Uropa” y reserva humorística de Occidente.

Pro, ¡ah!, hay muchos que quieren introducir palos entre los radios de este imparable vehículo. Gentes ruines y envidiosas, que odian al pueblo castellano-mondeño y quieren detener la aprobación de su “Estatú”, máxima expresión de su nacionalidad:



¡Ahí está, presidente! Todos somos contingentes, solo tú eres necesario. Por ello, gritad todos conmigo:

¡VIVA EL PRESIDENTE “BARRERA”!
¡VIVA CASTILLA-LA MONDA!

6 comentarios:

Viajero_Estelar dijo...

Un "pos" necesario, esa gran tierra se merece un "estatú", desde El Agujero de Gusano apoyamos esta iniciativa..
¡VIVA RODRIGO DÍAZ DE VIVAR!,
¡VIVA EL SEÑOR MIYAGI!,
¡VIVA JAIME MOREY!

Peritoni dijo...

Madre mía!, y yo que me quejo del mío... qué señor!


Y Tip era valenciano.

Jajaja dijo...

Viajero,
Gracias por tu apoyo. Ya sabía yo que un blog progresista como el tuyo no podía dejar de respaldar las justas reclamaciones castellano-mondeñas.

¡FREEDOM FOR CASTILLA-LA MONDA!

Peritoni,
"Barrera" es el más "jrande", ni siquiera Camps resiste la comparación.

Juan dijo...

Permíteme que enlace esta entrada a mi blog, me "paeze" bien interesante.

Meteorismo galáctico dijo...

Los que hemos abrazado el progresismo tras años de vagar por la caverna, apoyamos sin ambages el nuevo “estatú” (espero que no haga falta leerlo para que el apoyo sea creíble).

Me he fijado en que “Barrera” mueve los brazos de una manera perfectamente idéntica a la de nuestro gran timonel ZP. Se nota que han estudiado en la misma escuela de manipulación de masas estultas (creo que no las hay de otro tipo).

Jajaja dijo...

Juan,
Enlaza, enlaza... Me place que desde tierras andaluzas también se apoye nuestra reivindicaciones en pro de un "estatú" más justo y más jocoso.

Meteorismo,
No me había fijado en el movimiento de brazos de "Barrera", pero ahora que lo dices, me parece que es un movimiento un tanto trasnochado. Me parece que, igual que está marcando últimamente distancias en lo político con ZP, debería hacer lo mismo en lo gestual. Le propongo que, mientras está hablando, mueva los brazos como si estuviera bailando "Jaus", lo que sin duda le reportará jugosos dividendos electorales entre la "juventú" discotequera.

¡AGUALOCA, LOCA, LOCA!