viernes, 30 de abril de 2010

Piratería y libertad religiosa


El Pastafarismo o religión del Monstruo de Espagueti Volador surge a partir de una carta abierta del profeta Henderson enviada al Consejo de Educación de Kansas en junio de 2005. En ella, el Profeta muestra su horror porque una patraña como la evolución biológica, tan sólo basada en pruebas científicas, sea enseñada en los colegios en pie de igualdad con el diseño inteligente. Pero a continuación expone su misión, que no sólo se enseñe la versión del diseño inteligente expuesta hasta entonces, sino que se dé cabida en las aulas, en pie de igualdad, a la Revelación que le había sido hecha sobre la Creación: el verdadero creador del Universo es el Monstruo de Espagueti Volador, que reveló la Verdad a Henderson tocándole con su apéndice tallarinesco. Esta carta, en la que se exponen las consideradas como creencias canónicas del Pastafarismo, fue publicada en importantes medios de comunicación, suscitando gran interés e importantes adhesiones, entre ellas la de tres miembros del Consejo. En diciembre de 2005, Henderson recibió un anticipo de 80.000 dólares de la editorial Villard para escribir “El Evangelio del Monstruo de Espagueti Volador”, que se publicó en marzo del año siguiente y del que se han vendido más de cien mil ejemplares. En él se extiende y aclara el sistema de creencias ya esbozado en la Carta Original. La Palabra de Henderson se ha ido difundiendo por todo el Mundo desde entonces, de forma que se calcula que, en la actualidad, más de 10 millones de personas por todo el Globo son practicantes de la Religión Pastafari.

Entre las creencias del Pastafarismo debemos citar una ya expuesta en la Carta Original: existente una correlación entre el aumento de temperatura en el Planeta, que provoca el aumento de terremotos, huracanes y otros desastres naturales, y el descenso de la cantidad de piratas sufrido a partir del siglo XIX. Dicha relación queda demostrada en el gráfico que podéis ver bajo estas líneas:


Henderson ha interpretado el incremento de actividades relacionadas con la piratería en el Golfo de Adén como una prueba adicional a estos argumentos, señalando que Somalia tiene "el mayor número de piratas y las menores emisiones de dióxido de carbono del Mundo”.

Los pastafaris consideran a los piratas “seres absolutamente divinos”, sosteniendo que su imagen de ladrones y forajidos es fruto de la desinformación extendida por los teólogos cristianos de la Edad Media y los Hare Krishna. El Pastafarismo dice que en realidad son “exploradores amantes de la paz y diseminadores de la buena voluntad” que distribuyen caramelos entre los niños pequeños.

Por tanto, para los practicantes del Pastafarismo, el imitar a los piratas en la medida de sus posibilidades es, no sólo una muestra de compromiso con el Medio Ambiente, sino también un irrenunciable deber religioso. Por ello, los pastafaris más devotos realizan el terrible sacrificio de bajarse de la red películas españolas y canciones de Andy y Lucas, sufriendo horriblemente por el bien de nuestro Planeta. Pero estos esforzados fieles son perseguidos a causa de su religión por un grupo de nuevos cruzados encabezados por el inquisidor Teddy Bautista y el ayatollah Ramoncín. Estos intolerantes, sin duda nostálgicos del régimen franquista y su nacional-catolicismo, no pueden concebir otra forma de religiosidad que la excluyente y discriminatoria, no dudando en emplear la intimidación y la coacción contra los pacíficos piratas.

No puede consentirse semejante actitud en un país democrático como el nuestro, donde la libertad religiosa está garantizada por la Constitución (concretamente en el artículo 16). El Defensor del Pueblo y la Fiscalía General del Estado deberían intervenir inmediatamente y llevar a los tribunales a aquellos que impiden a estos nuevos piratas, a estos nuevos mártires, la práctica libre de su religión.

¡ALABADO SEA EL MONSTRUO DE ESPAGUETI VOLADOR!
¡ALABADO SEA BOBBY HENDERSON, SU PROFETA!
¡LIBERTAD PARA LOS HEROICOS PIRATAS!
¡RON, RON, RON,
LA BOTELLA DE RON!

7 comentarios:

Viajero_Estelar dijo...

Grandioso post, oh, el pastafarismo es nuestra luz, convertíos, seres bizarros!..

Equilibrista dijo...

Lo que es acojonante es que precisamente hoy mismo, hace unas horas, estaba yo ocioso y perezoso (en estado de arrascamiento huevil) y me puse a curiosear por la frikipedia. Allí he descubierto esta religión del monstruo de spagueti volador.

Y ahora me da por poner tu blog, y misteriosamente me encuentro de nuevo al dios masa de spaghettis. No puede ser una coincidencia. Tiene que ser una señal de su graciosa pastafaridad.

Difundamos su mensaje. Su salsa de tomate nos limpiará de todo pecado. Frikis del mundo, adoremos sus sagrados corazones de albóndiga. Que los infieles serán condenados a arder por el fuego eterno del infiernillo (con la ruedecita al tope), dentro de la sacrosanta cazuela de metal incorruptible (e inoxidable).

R-amén

Jajaja dijo...

Viajero,
Yo diría más: convertíos y creed en el Evangelio del Monstruo de Espagueti Volador.

Equilibrista,
Es una señal, sin duda. Has sido elegido, el Monstruo de Espagueti Volador te ha tocado con su apéndice tallarinesco. Ramén.

peritoni dijo...

Ese tío debe ser un cachondo, porque no puede haber alguien tan tarado...bueno sí, los que le dan las subvenciones...
jajajajajajajaja

Jajaja dijo...

Peritoni,
Efectivamente, el profeta Henderson es un cachondo. Está en gracia del Monstruo de Espagueti Volador.

Meteorismo galáctico dijo...

Como demócrata y progresista convencido que soy, no me queda más remedio que aceptar la necedad del pastafarismo e incluso aplaudirlo porque, sin duda, será una religión basada en la paz, el amor y la memez. Lo que no estoy dispuesto a tolerar es que se siga uniendo el nombre de Ramón (su diminutivo está registrado) al de la SGAE. Eso forma parte del pasado. Ahora Ramón es un hombre libre y desligado de esa entidad.

Hel dijo...

Y para evitar el calentamiento mundial yo hago todo lo que está humanamente en mi mano pirateando todo lo que pillo Arrrrrrrrrrrrrr.
Ron ron ron la botella de Ron.
Ramen.

PD.Entrar en venganza.org, leer como un grupo de pastafaris lidiaron con el tarado de Fred Phelps hace que te den ganas de convertirte al pastafarismo de inmediato, y eso que a mí no me convencen el paraíso de strippers y volcanes de cerveza.