sábado, 20 de marzo de 2010

Vampiros en el salón

Cada vez veo menos la televisión. Los telediarios a la hora de las comidas, Saber y ganar, Los Simpson si llego temprano a comer, quizá algún partido si juega el Atleti o la selección y algunas veces una película en Televisión Española si tiene buena pinta. Y la verdad es que no lo echo demasiado de menos. La programación actual está en buena parte formada por telefilmes infumables, series clónicas, programas sobre la vida de gente famosa por el único hecho de salir en la tele y otros sobre gente que no es famosa pero quiere serlo a golpe de grito y mala educación.

Podríais decirme: “Si no te gusta la tele, tiene un botón que sirve para apagarla”. Pues sí, es verdad. La mía lo tiene. La de mis padres, que se han comprado hará cosa de un año, no. ¿Y la vuestra? Si no lo tiene no os preocupéis, no es que le haya caído, es que, como la mayor parte de los aparatos que hay actualmente en el mercado, carece de interruptor, así que para desconectarlos completamente la única opción que nos queda es desenchufarlos. Algo que parece fácil pero que no lo es en muchas casas, donde los enchufes de televisión, DVD, cadena de música, etc. están estratégicamente disimulados tras el voluminoso mueble del salón.

Así que ahí tenemos nuestros aparatos durante todo el tiempo que no los utilizamos: no están encendidos… pero tampoco apagados. Permanecen consumiendo electricidad; menos que cuando están funcionando, cierto, pero, ya que normalmente están inactivos bastante más tiempo que en funcionamiento, se calcula que gastan en ese estado en torno al 10% de la electricidad que consumen nuestros hogares.

Tenemos unos verdaderos vampiros energéticos en el salón de nuestra casa y a nadie parece que le importe. El ministro Sebastián nos regala bombillas de bajo consumo, se ofrecen subvenciones por cambiar nuestros electrodomésticos por otros más eficientes energéticamente… y, mientras tanto, en Europa, los aparatos de televisión, DVD, cadenas de música y demás cacharros colocados en “stand by” desperdician más electricidad de la que se está consumiendo en esos momentos en toda Centroamérica. ¿Por qué no se hacen campañas para concienciar a la población de todo el dinero que están tirando a la basura? ¿Por qué no se prohíbe en la Unión Europea la venta de aparatos que carezcan de interruptor?

Desde Gatos en Carnaval emplazo al presidente Zapatero, que sé de buena tinta que nos sigue fielmente, a que, aprovechando la presidencia de turno de la Unión, impulse una iniciativa para devolver los interruptores a las televisiones de los europeos.

¡Guerra al derroche!
¡Muerte a los vampiros energéticos!
¡Viva Van Helsing! (el de personaje de Drácula, no la película, que es un truño).

6 comentarios:

Meteorismo galáctico dijo...

Apoyo esta moción solidaria con el medio ambiente y con la factura eléctrica. De todos modos me gustaría tener datos fiables al respecto del consumo de los electrodomésticos en “standby”. Me parece excesivo que el 10% del consumo total hogareño sea debido, como media, a los aparatos sin “interrutor” (a lo mejor es así, pero me gustaría que el ministro Sebastián lo certificase). Hay muchos mitos en estos temas que habría que desterrar. Seguro que casi todos conocéis ese que dice que los fluorescentes gastan menos estando encendidos que al encenderse, y a lo mejor es cierto, pero hace falta decir a cuántos minutos, o segundos, de consumo continuo equivalen al gasto que se produce al encenderlos. Si no se dice esto llegamos a la memez de que hay quien piensa que un fluorescente tiene que estar encendido siempre (somos simples) porque el gasto de encenderlo es casi infinito.

Tampoco es raro ver como hay gente que se empeña en dejar el coche al ralentí cuando está esperando a alguien. A veces la espera se dilata más de un minuto, pero como alguien dijo que el gasto en el arranque es superior al del ralentí (nuevamente sin especificar la duración del tiempo de ralentí equivalente al arranque), la gente se tira minutos y minutos con su coche echando humo mientras está parado. Y lo hacen “por el bien del medio ambiente”, que eso ya clama al cielo.

¡VIVAN LOS INTERRUPTORES!
¡ABAJO LOS MITOS!

Viajero_Estelar dijo...

¡Van Helsing un truño!, ¡pero si es una de las obras cumbres del terror moderno!..Que interpretaciones, Lobezno, la Beckinsale, que enlaza ""peliculón"" tras ""peliculón"", el Drácula, que es sencillamente inenarrable..Y tb sale Elena Anaya, yo eché de menos a Chiquito y a Bigote Arrocet, pero no se puede tener todo..

Jajaja dijo...

Meteorismo,
He de confesar que para obtener los datos que he aportado sobre el consumo de los aparatos en stand-by he tirado de Google y puesto lo mismo que en una página que he encontrado por ahí (lo mismo que harían los asesores del ministro Sebastián, vamos). De todas formas, no lo habría copiado si no me hubiesen parecido datos que podrían ser ciertos. No "ostante", dado el compromiso de Gatos en Carnaval con la "verdaz" sostenible (ahora todo es sostenible), he indagado algo más y he encontrado en Halón disparado, blog que visito asiduamente, unos datos de consumo aportados por su propietario que se compró un medidor de consumo en el Carrefour y nos dice que el consumo de sus televisores en "stand-by" es una sexta parte que encendidos. Seguiré indagando sobre la cuestión y os mantendré informados puntualmente.

Viajero,
Yo he dicho que es un truño, pero eso no significa que no sea una de las obras cumbre del terror moderno. De hecho, solamente con pensar en volver a verla ya da miedo.

Peritoni dijo...

Yo se lo digo a mi amigo ZP y veremos qué puede hacer.
Pero desde luego yo denunciaría al fabricante, seguro que hay algún sitio donde hacerlo.

Suntzu dijo...

Pues no sabía que hay aparatos sin interruptor. Eso es una trampa mortal, porque como dices, a ver quién es guapo que va a desenchufar y a enchufar cada vez. Anda que no saben nada...

Jajaja dijo...

Peritoni,
Díselo a ZP, díselo, porque la página del Ministerio de Industria de "escriba al Ministro" no me da muy buena espina. Para mí que el ministro Sebastián no se lee personalmente lo que le envías por ahí. En cuanto a lo de las denuncias, por lo que estoy viendo sería más fácil reconocer a los fabricantes que mantienen los interruptores que denunciar a los que no los ponen.

Suntzu,
Sí que los hay. Parece que están diseñados por el señor Banks.