viernes, 23 de mayo de 2008

Rugby a gogó

Hace dos semanas nos dieron mis padres un receptor de esos de la TDT que habían cogido con el periódico. Tras mucho penar conseguimos por fin instalarlo para ver malamente cuatro canales. Al final, hartos del cacharro nos olvidamos de él. El domingo nos pusimos a tontear otra vez con el trasto y, ante nuestro asombro, nuestros cuatro canales se veían estupendamente. Ejecutamos otra vez la instalación y nos aparecieron veintitantos canales más. Zapeando entre nuestra nueva provisión de basura televisiva (tenemos por lo menos cuatro canales de teletienda) apareció un anuncio de rugby en Teledeporte. Se trataba, nada más y nada menos, del anuncio de las dos semifinales de la Guiness Premiership, la liga inglesa de rugby. El domingo me tragué el Gloucester-Leicester Tigers y el lunes el London Wasps-Bath. El del Gloucester-Tigers fue, además, muy emocionante, uno de esos partidos que hacen afición. Aquí tenéis un resumen del final del partido; atención al ensayo del samoano Tuilagi, espectacular:



Además, durante el partido anunciaron que iban a ofrecer este sábado la final de la Heineken Cup (una especie de “Champions Li” rugbística) entre Toulouse y Munster. Por si fuera poco, en Toledo, muy cerca de nuestra casa, durante ese día se disputa el XVI Trofeo Corpus de Rugby X.


Mi afición al rugby viene de cuando ofrecían el Torneo Cinco Naciones en la Segunda Cadena. Recuerdo especialmente a un jugador que me llamó la atención: Jonathan Davies, apertura de Gales, un tipo con una visión de juego impresionante, que lo mismo colocaba un pase al compañero que el contrario menos esperaba, que cargaba con la responsabilidad y rompía la defensa rival con una patada a seguir que los cogía a contrapié. Él es el principal causante de que yo sea seguidor del Quince del Dragón. Uno de sus ensayos aparece en este vídeo de la BBC sobre los mejores ensayos de la selección galesa (en el número 8):



Otra selección que siempre merece la pena ver es Francia. Los franceses son como el Atleti, capaces de lo mejor y lo peor. Uno de los partidos que siempre recordaré es la semifinal del Mundial del 99 que disputaron contra Nueva Zelanda. Los All-blacks llegaron al partido como favoritos para ganar el torneo y durante buena parte del encuentro hicieron buenos los pronósticos. Iban venciendo 24-10, pero en la última fase de la segunda parte los franceses realizaron una remontada espectacular que los llevó a vencer por 43-31. La euforia no duró mucho, en la final fueron barridos por los australianos, pero esa remontada quedará para siempre en la historia de este deporte:

5 comentarios:

Meteorismo galáctico dijo...

Yo nunca he entendido el rugby, ignoro de qué va ese deporte, pero me parece un tanto peligroso para la integridad ósea de los jugadores. En el fútbol americano, por lo menos se ponen corazas para hacer el bestia, pero aquí van a cuerpo y, por lo que he visto, hacen el salvaje en la misma medida.

Hay que reconocer que estos deportes en los que hay grandes probabilidades de que alguien se haga pupita, despiertan el interés de los espectadores y, al final, de eso es de lo que se trata, de que a alguien le interese ver el espectáculo para poder sacar un dinerito a cuenta de la publicidad que se exhibe en el campo y en las camisetas.

De todos modos, mi teoría de que la alta probabilidad de accidentes eleve el interés del público queda un tanto desbaratada por el hecho de que el fútbol, que no tiene tanto peligro, aglutine a millones de bobos delante de la tele cada vez que hay un partido, ya sea de trascendencia o completamente insulso, cosa que no ocurre con el rugby (por lo menos en España). Al final el quid de la cuestión estará en lo bien que se publicite un espectáculo. A más publicidad, más interés despertará la cosa, por muy tonta que sea (Chikilicuatre ha sido un gran ejemplo de ello).

Antares dijo...

Yo prefiero el "Pressing Catch", una lucha noble, recia, viril..y que haya gente que diga que es tongo..
¿Acaso no se os ponen los pelos como escarpias al recordar ese combate épico entre Hulk Hogan y El Último Guerrero?..fué lo más..
¡VIVA EUROVISIÓN!,
¡VIVA LA CANCIÓN RUSA, CON PATINADOR Y VIOLINISTA,GUAO!..

Kupe Karras dijo...

Yo soy aficionada al rugby desde que vivo en las islas. Es verdad que Francia tiene algo, y Gales ni te cuento. Los escoceses lo viven cuando tienen partido contra los ingleses, y es un deporte muy entretenido. Lo de la pupita es cierto, sobre todo con esos tacos en la botas, pero son unos chicarrones y aguantan lo que les echen. Es un deporte de la clase media alta, como el cricket, por eso los chavales que juegan a veces son bastante pijos. Eso sí, con unos pectorales....

Jajaja dijo...

Meteorismo,

A pesar de ser el rugby un juego recio y viril, hay menos lesiones de lo que podría parecer. Yo creo que es cuestión de que, aunque parezca mentira, se toman ese deporte como lo que es, un deporte, y no como en el “fúrgol”, que parece que nos jugamos la supervivencia de la civilización “ocidental” en cada Madrid-Barsa. Además las reglas están en continua revisión para hacerlo cada vez más seguro. De todas formas siempre suceden accidentes. Pero no esto lo que más me gusta de este deporte, sino su rapidez y dinamismo, en cualquier momento puede producirse una jugada que dé la vuelta a un partido.

En cambio el futbol americano me parece bastante aburrido. Cuando estuve currando en Panamá vi un par de partidos por la tele y eso no había quien lo aguantara. Esa gente se pasa más tiempo de palique o haciendo bailecitos que jugando. Claro que eso les viene bien a las televisiones para meter publicidad constantemente: Un partido de futbol americano parece una película de Antena 3.

En lo que sí estamos de acuerdo es en lo de que no hay como publicitar algo, aunque sea una mierda, para que interese.

Antares,

Me reafirmo en que el “gruestlin” es un deporte de niñas:

¡LUCHA FEMENINA EN EL BARRO, DEPORTE OLÍMPICO YA!

Kupe,

Referente a lo pijos que son los “rugbistas” una vez oí que el rugby es un deporte de bestias para caballeros (no como el “fúrgol”, que nació como un “sport” de caballeros y hay que ver que bestias lo “praztican” ahora).

Juanma Ríos dijo...

Otro rugbysta, y fan de Wales por aquí :D

Me encanta ese deporte, en especial el 7 naciones (¿o son 6?). Me aficioné hace muchísimo, también como tú, cuando aún eran 5 naciones, viendo los partidos por el plus.

De Gales, a parte del Davies que comentas, me encantaba Neil Jenkins, el solucionador al que sólo sacaban para dar su patada magistral y luego lo volvían al banquillo. Me encantaba su especial ritual cada vez que iba a tirar. ¡Y fallaba poquísimo!

Hace unos años que no lo sigo, pero por lo visto Gales tiene ahora un mayor potencial que antes, y ha sido capaz de ganarle a la mismísima Francia. Habrá que volver.

Saludos!