jueves, 17 de marzo de 2011

Analfabetos políticos

El peor analfabeto es el analfabeto político. No oye, no habla, no participa de los acontecimientos políticos. No sabe que el costo de la vida, el precio de las judías, del pan, de la harina, del vestido, de los zapatos y de las medicinas dependen de decisiones políticas. El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos, que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Bertolt Brecht, poeta y dramaturgo alemán.

7 comentarios:

Suntzu dijo...

Pues completamente de acuerdo. Si pasamos de estos temas, harán con nosotros lo que quieran. Ya lo hacen.

Dr. Flatulencias dijo...

Estoy de acuerdo que el analfabeto político es malo.
Pero creo que es peor el político analfabeto, que es el que no sabe el costo de la vida, el precio de las judías, del pan, de la harina, del vestido, de los zapatos y de las medicinas.

Saludos

Jajaja dijo...

Suntzu,
Porque demasiada gente pasa de la política. Hay gente que dice que es un síntoma de normalidad democrática. A mí me parece más bien un síntoma de degeneración democrática, una degeneración que nos está llevando a un sistema partitocrático y corrupto.

Doctor,
Pues yo estoy en desacuerdo contigo. El político analfabeto no tendría cabida en una sociedad sin analfabetos políticos.

Dr. Flatulencias dijo...

Esa sería la discusión sobre qué fue antes, el huevo o la gallina.
Tú usas el condicional, "El político analfabeto no tendría cabida en una sociedad sin analfabetos políticos" y el futuro "nos está llevando un sistema partitocrático y corrupto"
Yo uso el presente: el político analfabeto está presente en la sociedad, estamos en un sistema partitocrático y corrupto.
Me considero un analfabeto político funcional y voluntario. Tengo medianamente claras las implicaciones de la política en la vida cotidiana, pero no me da la gana 'ni leer ni escribir' política.
En cuanto tuve la edad de votar voté, y además voté convencido, creyendo que era importante, duré un par de elecciones generales y una local. ¿Es posible que hubiese cambiado algo si hubiese seguido votando? Lo dudo. Tengo claro que en mi caso unos políticos analfabetos (además de otras cosas) crearon un analfabeto político.

Meteorismo galáctico dijo...

Estimados amigos:
Tras leer vuestras aportaciones al debate yo me pregunto cómo se puede no ser un analfabeto político. ¿Qué hay que saber para dejar de nadar en la ignorancia política? ¿Hay cursos del INEM orientados a sacarnos de la ignorancia política? ¿Se reparten títulos acreditativos de tan elevadas doctrinas?

Jajaja, ”esijo” que nos ilumines. De momento, para empezar a concretar, quiero que me digas el nombre de cinco personas conocidas que no sean analfabetos políticos. También quiero saber si el analfabetismo científico y tecnológico es menos grave que el político. ¿Sabes cuánta gente ignora el fundamento de la radio, la televisión y el teléfono? ¿Tienes idea de cuántas personas existen que no saben resolver una ecuación de primer grado? ¿Podrías desvelarnos cuántas lumbreras políticas saben escribir y hablar con un mínimo de corrección?

Me inclino a pensar que la alfabetización política, en tanto que compendio del conocimiento de cómo se organiza nuestra bonita sociedad, para ser asimilada, requeriría de un poso de múltiples conocimientos multidisciplinares que, por razones que ignoro, se ningunean constantemente en los medios de comunicación.

Somos ignorantes políticos a pesar de que la mayor parte del espacio de los periódicos y el tiempo de los telediarios y noticieros radiofónicos se dedica a la política. ¡Qué raro!

Comprendo que no tengamos ni idea de física ni de matemáticas porque de eso no habla ni el tato ¿pero cómo es posible que no sepamos de política si es de lo único (aparte del fútbol) de lo que se habla en los medios? Tal vez sea porque los políticos se presentan ante nosotros como estrellas mediáticas, como si fueran el Bisbal o el Bustamante de turno. Así los vemos porque así se presentan ante nosotros.

¿Qué hacer ante esto? Tal vez los que crean que no son analfabetos políticos, deberían dar una patada en el culo a esos “Bisbales” de la política y liderar una nueva corriente de cambio (¡qué recuerdos de la época previa a la llegada de Felipe González al poder!).

Y tras este rollo deslavazado y sin sentido, sólo me queda desagraviar a Bisbal. Coread conmigo:

¡VIVA BISBAL!

Juan dijo...

Jajaja, Perdóna que use esta forma para comunicarme contigo, pero no tengo tu correo, y no lo encuentro en vuestro super-blog.
Mándame un mail

lagborico@yahoo.es

Nos vemos.

Por cierto, esos ejemplares de los que hablais, estamos de enhorabuena, por que estos no están en peligro de extinción, todo lo contrario ...superpoblación.

Jajaja dijo...

Doctor Flatulencias,

Tiene usted razón acerca de mi elección de tiempos verbales. Debería haber utilizado el presente. En lo que lamento contradecirle es en que esa apreciación difícilmente habría sabido hacerla un analfabeto político.

Dudo que se pueda calificar de analfabeto político a alguno de los que escriben habitualmente en este blog (incluido Meteorismo). Como en el caso del analfabetismo literario, en el que entre el analfabeto y el que se lee de corrido el Ulises de Joyce (y lo entiende) hay mucho espacio, también lo hay en el caso del analfabetismo político.