martes, 27 de julio de 2010

El Museo del Ejército

Cuando vine a vivir a Toledo, hace cinco años, uno de los primeros lugares a donde fui fue a la Biblioteca de Castilla-La Mancha, que está situada en el Alcázar. Por aquel entonces, el edificio estaba en plenas obras de remodelación para alojar el Museo del Ejército. Uno de los guardias me comentó que la apertura de éste estaba prevista para el año 2008. Pero los años pasaron y tras varios aplazamientos, algunos con excusas que bordeaban el insulto a la inteligencia de los ciudadanos, el pasado lunes 19 se produjo, por fin, la esperada inauguración.

El jueves quedé con mi amigo David para dar una vuelta por el Museo. Se nos unió un amigo suyo que, en perjuicio de la claridad expositiva, se llama también David. Al Museo se accede por la parte nueva, un edificio adosado al Alcázar en estilo bonista. El estilo bonista debe su nombre al anterior presidente de la Junta de Castilla-La Mancha y hoy ídem del Congreso, José Bono, y en él se encuentran construidos buena parte de los edificios públicos de la región. Básicamente un edificio bonista es un mazacote de hormigón con estrechos ventanucos, como si fuera un bunker, y diseñado sin prestar el más mínimo interés a las personas que van a trabajar en su interior. Os podéis figurar que ese mamotreto pegado al Alcázar le sienta como a un Cristo dos pistolas. Espero que esa parte nueva tenga más funciones que la de albergar la pequeña sala de exposiciones temporales, por que si no su construcción no tiene perdón de Dios ni de los santos. Eso sí, me gusta la forma en la que han resuelto las excavaciones arqueológicas que han realizado junto al Alcazar y que se encuentran dentro de este edificio, una gran hipóstila (que pedante me ha quedado esto) donde puedes apreciar cisternas romanas junto con una torre albarrana de la fortaleza Trastámara, una traída de agua andalusí…

La colección permanente está en el edificio del Alcázar propiamente dicho. El edificio en sí ya merece la pena la visita, con su patio central en el que destaca una copia del famoso bronce de Pompeo Leoni: Carlos V dominando al Furor. La colección está dividida fundamentalmente en dos bloques, uno que plantea un recorrido histórico por el ejército español desde tiempos de los Reyes Católicos hasta el siglo XX y otro formado por diferentes colecciones temáticas: de uniformes, de miniaturas, de fotografía, de armas… Nosotros nos decantamos por empezar con el recorrido histórico pero, a pesar de realizarlo a una velocidad bastante considerable, nos quedamos a mediados del siglo XIX. Y es que la colección es verdaderamente impresionante por su tamaño. Afortunadamente, los estudiantes tenemos entrada gratuita cualquier día de la semana (también los profesores), así que no tendré problema en volver tantos días como me hagan falta.

He de admitir que a mí se me pasó el tiempo que estuvimos allí volando, aunque, claro, en ello puede influir mi pasión por la Historia militar. Aún así le encuentro varios puntos que no me gustaron. Me parece que en el recorrido del Museo se da excesivo peso al dato, al protagonista, a la fecha y poco a los procesos y a las razones que impulsaron a los ejércitos por los caminos que tomaron. Por ejemplo, la revolución militar que se produce a inicios de la Edad Moderna es, en mi opinión, fundamental a la hora de entender la Historia militar. Pues no hay ninguna referencia a ella. No sé si explicar estas cosas en un museo resulta muy complicado, no tengo ni idea de museística, pero al menos podrían haber hecho el intento. Otra cosa que me llamó la atención fue que las salas me parecieron muy pequeñas y los pasillos, en ocasiones, claustrofóbicamente estrechos. Algunas de las reproducciones de batallas que, aunque mejorables, son muy interesantes, están colocadas en unos cuartuchos que no creo que puedan albergar más de 5 ó 6 personas. Por otra parte, en algunas ocasiones, como en la reproducción de la batalla de Almansa, se han producido simplificaciones bastante toscas de la Historia, como esa presentación de la Guerra de Sucesión prácticamente como una contienda entre Castilla y Aragón. También detectamos una errata bastante sangrante en uno de los carteles de la exposición temporal, en el que se situaba a Alfonso VI en la batalla de Alarcos, sucedida casi 100 años después de su muerte. Lógicamente se referirían a Alfonso VIII, pero ese tipo de errores da una impresión de que los textos se han realizado deprisa y corriendo, sin las revisiones que creo son necesarias en una institución que presume de estar entre los tres mejores museos militares del Mundo.

De todas formas el Museo merece la pena, así que, por si os animáis a visitarlo aquí os dejo su página web donde tenéis toda la información necesaria para organizar vuestra visita.

5 comentarios:

Viajero_Estelar dijo...

Como siempre, una gozada tus "pos" histórico-culturales, que bien "esplicas" las cosas al populacho..
Coincido contigo en que es un Museo muy interesante de ver, la primera vez que fuí a tu ciudad, crisol de razas y encrucijada de pueblos, lo ví y me gustó bastante y eso que soy "ojetor"..
¡VIVA GONZALO FERNÁNDEZ DE CÓRDOBA, EL GRAN CAPITÁN!(Te propongo, si no lo has hecho ya, que algún día "redaztes" un "pos" sobre ese insigne personaje de nuestra historia..)

Jajaja dijo...

Viajero,
No creo que pudieras ver el Museo la primera vez que viniste a Toledo porque se inauguró el mes pasado. O viste el antiguo Museo del Alcazar o alguna de las exposiciones temporales que hicieron antes de la inauguración. O eso o bien estás muy bien relacionado en las altas instancias.

Sobre el Gran Capitán no tenía pensado decir nada, aunque su habilidad para la contabilidad creativa, parangonable a la que tenía para la cosa militar, nos podría dar mucho juego.

Viajero_Estelar dijo...

Cierto, oh, Jajaja, mi Capitán, era el antiguo Museo del Alcázar..
Una pregunta, el otro día, debatiendo con el lerdísimo Meteorismo, surgió la duda, ¿quién es mejor, Camilo Blanes o Nino Bravo?, un amiguito dijo que Nino, pero Meteorismo y yo discrepamos y creeemos que el gran Camilo tiene un abanico más amplio de voz, ¿y tú que opinas?..

Jajaja dijo...

Viajero,
Yo soy bastante más fan de Nino que de Camilo. Me parece que tenía mejor voz. Ahora bien, Camilo tiene otro tipo de valores que lo hacen muy hilarante.

Suntzu dijo...

Pues gracias por la recomendación. A mí me tira también lo bélico. Si voy por allí, me paso fijo.