lunes, 16 de febrero de 2009

La clase

Aprovechando que la semana pasada fui a Madrid para los exámenes de la UNED, llamé Gonzalo, un compañero del Grupo de Teatro. Al final no pudimos quedar, pero cuando hablamos me comentó que acababa de ver una película francesa, “La clase”, que le había encantado y que nos recomendaba encarecidamente, especialmente a Dorami (él también es profesor de instituto, como mi churri).

El domingo por la tarde nos apetecía ir al cine: hacía bastante que no íbamos los dos juntos, desde que vimos “La ola”, a mediados del diciembre pasado. Como no teníamos otras referencias y en Toledo no es que tengamos demasiadas opciones a la hora de escoger película, hicimos caso a Gonzalo y fuimos a ver “La clase”. Craso error: es un tostón de mucho cuidado. La película es prácticamente un documental sobre un curso de un instituto en un barrio marginal de París. No hay una trama que te interese y te arrastre a lo largo de toda la película, hasta ver su resolución, sino un montón de pequeños sucesos, como sacados del día a día. Quizá a alguien que no tenga que ver nada con el mundo de la enseñanza (y a mi amigo), le pueda parecer interesante. A mí, que llevo tres años compartiendo mi vida con una profesora, todo me sonaba a las cosas que me cuenta a la hora de comer o que cuando quedamos con un grupo de profesores comentan entre ellos. Y si a mí me parecía algo rutinario, que os voy a contar de Dorami.

El problema tampoco es que esté ambientada en un instituto. Sobre este tema también trataba la otra película que he mencionado, “La ola”, pero, a diferencia de la de ayer, ésta, que es una especie de parábola sobre el ascenso de los partidos totalitarios, sí que cuenta con un argumento bien estructurado que hace que mantengas el interés durante toda la proyección.

En resumen: Gonzalo, espero que en lo sucesivo te abstengas de volver a recordarnos películas si quieres seguir conservando nuestra amistad.

P.D.: Es broma, Gonzalo, sabes que siempre puedes contar con nuestra amistad. Eso sí, también con que no te vamos a volver a hacer ni puñetero caso en lo que a cine se refiere.

11 comentarios:

Meteorismo galáctico dijo...

Eso de “La Ola” me ha traído a la memoria un tostón de libro que tuve que leer en el instituto ¿O fue en la Facultad? Se llamaba “La tercera Ola” de Alvin Toffler. Yo creo que fue el primer libro de más de doscientas páginas, ¡y sin ilustraciones!, que leí en mi vida. Casi pierdo el gusto por la lectura a causa de aquel insoportable ensayo.

Llevo una tanda de aportaciones en diversos blogs en los que escribo cosas que no aportan nada al tema de cabecera ¿Estaré volviéndome loco?

Jajaja dijo...

Meteorismo,

Creo que no tiene nada que ver. Yo vi la película (sí, en serio) en la Universidad. Un poco rollo, es cierto, no había ni tiros ni nada.

Peritoni dijo...

Pa que te fies de los amigos!, jajajajajajaja
Para una vez que "sacas" a la pobre Dorami al cine y es como si estuviera trabajando: qué tostón. La tendrás que compensar de alguna manera.

fernando dijo...

O sea dos películas prescindibles de ver o como mucho verlas en una sobremesa de verano con un tinto de verano jajaja

un abrazo.

Jajaja dijo...

Peritoni,

Este fin de semana, aprovechando la Semana Blanca (que no es una semana, sino dos días) nos vamos a Lanzarote y prometemos no acordarnos ni un momento de adolescentes, solicitantes de subvenciones y demás patulea estrangulable.

Fernando,

A Dorami y a mí "La ola" sí que nos gustó, aunque también tuviera como escenario un instituto.

Antares dijo...

Yo os recomiendo Las Aventuras de Ford Farlaine, el detective rocanrolero, una maravilla, hacedme caso..la podéis encargar a vuestra tienda de referencia..

Jajaja dijo...

Antares,

Como decía Mike Hammer: "Tomaré nota" (de tu recomendación).

Otra película recomendable sobre este tema de los institutos es "Colegialas en celo aprenden francés a pelo". Es un largometraje que podría parecer una porno al lego desprevenido y estulto pero, en realidad, se trata de una lúcida reflexión sobre el impacto que produce sobre unos jóvenes la incertidumbre de un futuro hostil y en permanente mutación. Esta inseguridad es combatida a través de una irreflexiba entrega a todo tipo de relaciones sexuales. Una pequeña joya que lamentablemente en nuestro país solo se estreno en algunas pequeñas salas.

sueñosporcumplir dijo...

Lindddddda pagina esta :), espero qe puedas pasar por la mia

Xosé Antón dijo...

Ya me la habeis chafado. Era la primera película de la lista para ver en estos días y vista tu crítica mejor abstenerse. "La ola" si la ví y me gustó bastante en cuanto al guión, aúnque cinematográficamente hablando se parecía demasiado a uno de esos "Estrenos TV" que echaban antes los domingos por la tarde.

Ayer ví "El curioso caso de Benjamin Boton" y sí que me gustó a pesar de lo enrevesado de la trama (aún a riesgo de perder vuestra amistad).

Saludos

Jajaja dijo...

Hola Sueños por cumplir,

Tus deseos serán hechos realidad. Siempre paso (al menos) por las páginas de la gente que nos deja comentarios. Por curiosidad, mayormente.

Xosé Antón,

Hay a quien le ha gustado "La clase", así que tú mismo. Recuerda que no coincidíamos en nuestra valoración de "Expiación". En cuanto a "Benjamin Boton" me la apunto; el jueves tenemos que ir al centro comercial a mirar vitrocerámicas, así que lo mismo nos pasamos por el cine.

Antares dijo...

Jajaja,

Hombre, Mike Hammer, pedazo de serie y mítica frase..
No conozco esa película de las colegialas, pero tengo interés en una que tiene el sugerente título de: "Si yo no soy Curro Jiménez que hago con este trabuco"..¿alguien la ha visto?, tiene buena pinta..