lunes, 31 de marzo de 2008

Fin de semana en Lugo

Hola, gente. Hoy rompemos un largo silencio motivado por nuestras largas y merecidas vacaciones de Semana Santa, compromisos familiares y profesionales y falta de inspiración y/o ganas. Tenemos un montón de cosas de las que hablaros: nuestro fin de semana en Lugo, la ruta por el Río del Oro, la culpa fue de María, Rafael Azcona, las Jornadas Rito-gastronómicas de la Matanza del Burgo de Osma, Marramiau y el sexo, Calatañazor y su tele-centro…

Con tantas cosas por contar necesitaremos un poco de organización, así que sigamos el sabio consejo de Jack el Destripador y “vayamos por partes”. Empecemos por la Semana Santa, en la que estuvimos visitando a la familia de Dorami, en Asturias. Antes de dejarnos caer por el Principado hicimos una escapadilla a la comunidad vecina, Galicia, concretamente a la ciudad de Lugo. Para un estudiante de Historia, como yo, una visita a esta ciudad es altamente recomendable. Lucus Augusti (“altar de Augusto”) fue fundada al terminar las guerras cántabras como capital de un convento jurídico (una división administrativa romana). Los romanos dejaron en ella numerosos rastros. El más evidente de ellos la muralla que circunda el centro histórico. Dicha muralla, que es Patrimonio de la Humanidad, se ha convertido en nuestros días en uno de los paseos favoritos de los lucenses, junto con el de la orilla del Miño. Otro de los vestigios del Lugo romano podéis verlos en Batitales (la Casa de los Mosaicos) donde una diminuta puerta en la calle Doctor Castro (muy cerca de la Plaza Mayor y la oficina de turismo) da paso a la excavación de una domus romana de considerables dimensiones. Solo se puede ver una pequeña parte: el oecus, un comedor de invierno y parte del patio, ya que la mayor parte de la vivienda se encuentra bajo las casas adyacentes, pero solo con lo que puede verse la visita se hace imprescindible. También hay mosaicos romanos en el Museo Provincial, junto con una variada colección de Arte, tanto antiguo como contemporáneo, y una sala de exposiciones en Porta Miña que funciona como centro de interpretación (¿de dónde habrá salido semejante expresión?) del Lugo romano. Para terminar con los vestigios romanos nos acercamos al balneario, en cuyo sótano aparecen restos de las antiguas termas. Además, así aprovechamos para pasear un rato por la orilla del río. Aparte de los restos romanos podéis visitar la catedral, que es como la ciudad: pequeñita pero coquetona.

Otra de las razones por las que debéis visitar Lugo es la gastronómica. Nosotros comimos y cenamos a base de tapeo. Por la zona de la rua Nova tenéis multitud de bares donde podéis degustar las especialidades del lugar. El primero en el que estuvimos fue el 101 Vinos, en la rua do Miño. Pedimos dos mencías y nos ofrecieron un par de platos con titánicos trozos de tortilla, queso freso, lacón… para que cogiéramos la tapa. Además el camarero nos dijo: “De cocina tengo: zorza, macarrones, ensaladilla rusa y chorizos al vino”. Al principio pensamos que era por si queríamos pedir alguna ración, pero entonces me di cuenta que había gente que tenía unos cuenquitos delante que no correspondían a lo que nos habían ofrecido al principio, así que yo pedí zorza (que me encanta) y Dorami ensaladilla (que le encanta). Efectivamente, se trataba de tapas que iban con los vinos. Y no solo allí. En una jamonería que visitamos más tarde nos dieron lomo y pinchos morunos, en otro, fideos con carne y lacón… Para bajar la cena del sábado fuimos a tomar un digestivo a un local que había descubierto Dorami por “Internés” en el que ofrecen habitualmente música en directo, el Clavicémbalo. Ese día tocaba Mielotxin, un grupo navarro de folk. A nosotros nos gustaron bastante; os dejo aquí un vídeo que encontré en YouTube para que os forméis vuestra propia opinión:



“¡Qué bien! ¡Nos encanta todo lo que nos has contado! ¡Nosotros también queremos ir a Lugo!”, exclamaréis. “¿Dónde podemos alojarnos?”, nos preguntaréis. Nosotros nos alojamos en el Hotel Ciudad de Lugo, muy cerca de la Muralla, en el que nos dieron una habitación con salón y cocina por algo menos de 50€ (también es apartahotel).

Y si queréis llevaros un recuerdo aun más dulce de vuestro viaje, no dejéis de pasar por la Pastelería Migas, en la rua de San Roque, y comprar una tarta de Santiago. Exquisita.

6 comentarios:

Meteorismo galáctico dijo...

¡Cómo disfrutáis de vuestras escapadas turísticas! Os zambullís plenamente en el entorno al que honráis con vuestra visita. Yo sería incapaz de asistir a un concierto de música tan aburrida como la de vídeo que nos mostráis. El bailecito parece simpático y me recuerda enormemente al aurresku, ese baile vasco que se empeñan en colocar siempre antes de cualquier acto oficial en aquellas tierras. Es como si en Madrid pusiesen a un chulapo y una chulapa a bailar un chotis ante el mandatario de turno que venga de visita oficial ¡Una paletada! Y encima el invitado, al terminar la danza, tiene que sonreír y decir que le ha gustado mucho.

Y con este comentario que no comenta nada y habla de cualquier cosa ajena al tema de cabecera, me despido hasta la próxima aportación.

Jajaja dijo...

La verdad es que esta pieza es una de las pocas que he encontrado de Mielotxin en YouTube. Aunque no fue de las que más nos gustaron, opté por incluirla.

En cuanto a lo bailarines, no pudieron aparecer en Lugo debido a las condiciones del local, no especialmente amplio. De todas formas, a nosotros sí nos hace gracia eso del bailecito de bienvenida, por lo que si en alguna ocasión visitas la Casa del Pecado, Dorami y yo te recibiremos bailando un pasodoble.

Antares dijo...

"Escelente" "pos", historia, música, hospedaje, no falta de nada..
Yo no conozco Galicia, mira, ese puede ser un "prósimo" viaje con nuestro R19 con alerón trasero..

Jajaja dijo...

Sabia "elezión". Un hombre como tú, atento a satisfacer tanto el hambre del cuerpo como la del espíritu, encontrará en esas tierras pitanza abundante y de "eszelente" calidad para ambas facetas de tu ser.

Anónimo dijo...

Me ha encantado tu explicación de mi ciudad, le descubrí por casualidad y has dado una visión muy placentera para una luguesa como yo, por eso te doy las gracias

Ryo dijo...

Muy buen post, la verdad,

Solo decirte que la traducción de Lucus Augusti (teniendo en cuenta el contexto histórica y la presencia del topónimo anterior del castro sobre el que se asentó el campamento romano que se eligió como base para la futura ciudad)sería "Bosque sagrado de Augusto" (el castro era Lugh, por cierto)
Y por lo demás, la próxima vez que vengas que sepas que puedes comer todo el día casi a tapas, con el cafe del desayuno en algunos sitios te dan tambien un zumito, a media mañana y al mediodía te dan tapas con el vermout, a media tarde hay ofertas en meriendas completas y a partir de las 7:30 u 8 de la tarde practicamente todos los bares empiezan a ofrecer pinchos y tapas, lo que nos parece raro a nosotros cuando salimos a madrid o así, es que no te den nada y encima, si quieres una tapa tengas que pagarla aparte! pero bueno, cada sitio...